Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
computacion1/NUEVAS TECNOLOGÍAS// Blog de los Prof. Rita Fasolino y Mario Freschinaldi.
>>>Nexo para comunicarnos y aprender más, fuera del horario de clase.*** Mail Rita Fasolino:rita.docente.tic@gmail.com Mail Mario Freschinaldi:enviotp@gmail.com /EN AS: JVG Nuevas Tecnologías (nombr
29 de Octubre, 2011

Desfragmentación, Archivos temporales

Autor: mariof2005, 16:38, guardado en TEORÍA

    Esquema que muestra cómo se desfragmenta un disco. Los archivos se representan con colores diferentes, y en un principio están fragmentados (regados por todo el disco). Luego el proceso de desfragmentación va acomodando los archivos de tal manera que cada uno quede en un área contigua y no haya espacios entre ellos.

    La desfragmentación es el proceso mediante el cual se acomodan los archivos de un disco de tal manera que cada uno quede en un área contigua y sin espacios sin usar entre ellos. Al irse escribiendo y borrando archivos continuamente en el disco duro, éstos tienden a no quedar en áreas contiguas, así, un archivo puede quedar "partido" en muchos pedazos a lo largo del disco, se dice entonces que el archivo está "fragmentado". Al tener los archivos esparcidos por el disco, se vuelve ineficiente el acceso a ellos.

    El problema de almacenamiento no contiguo de archivos se denomina fragmentación, se produce debido al almacenamiento de archivos en dispositivos como disco duro y memoria RAM por el uso del computador.

    La fragmentación es un problema que surge debido al ordenamiento interno de los datos en algunos sistema de archivos. Se da muy comúnmente en el sistema operativo Windows aunque también afecta a otras plataformas pero en una escala muchísimo menor. También se produce fragmentación dentro de la memoria del computador (memoria RAM) cuando se asignan los procesos a los diferentes bloques de memoria. Existen dos tipos de fragmentación: doble y triple.

    Desfragmentar no hace que el ordenador trabaje más rápido, sino que agiliza el proceso de la navegación por los archivos.


    Motivación

    La lectura y escritura secuenciales de sistemas de archivos fuertemente fragmentados se ralentiza, debido a que aumenta el tiempo necesario para que los cabezales del disco se muevan entre los fragmentos y esperen a que el disco gire hasta la posición de lectura (por tiempo de búsqueda y retardo rotacional). Para muchas operaciones comunes, el cuello de botella en la operación de todo el computador es el disco duro; de ahí que el deseo de procesar más eficientemente anime a la desfragmentación. Los vendedores de sistemas operativos a menudo recomiendan la desfragmentación periódica para evitar que la velocidad de acceso al disco se degrade con el tiempo. Una vez cada tres meses es  el tiempo mínimo, una vez al año el máximo.

    Los datos fragmentados también se extienden por el disco más de lo necesario. Por lo tanto, uno puede desfragmentar para agrupar los datos en una zona, antes de dividir una partición en dos o más (por ejemplo, con GNU Parted o PartitionMagic).

    La desfragmentación puede aumentar la propia vida del disco duro, al minimizar el movimiento de los cabezales y simplificar las operaciones de acceso a los datos.

     

    Causas

    La fragmentación ocurre cuando el sistema operativo no asigna suficiente espacio contiguo para almacenar un archivo completo como una unidad, sino que, en cambio, pone partes de él en huecos entre otros archivos (usualmente estos huecos existen porque antes contuvieron un archivo que posteriormente fue borrado por el sistema operativo, o porque éste en primer lugar asignó demasiado espacio para un archivo). Los archivos más grandes y el mayor número de archivos también contribuyen a la fragmentación y en consecuencia a la pérdida de rendimiento. La defragmentación intenta aliviar estos problemas.

    Fragmentación


    La fragmentación es la memoria que queda desperdiciada al usar los métodos de gestión de memoria. Tanto el primer ajuste, como el mejor y el peor producen fragmentación externa (Conocidos como estrategias de Colocación).

    La fragmentación es generada cuando durante el reemplazo de procesos quedan huecos entre dos o más procesos de manera no contigua y cada hueco no es capaz de soportar ningún proceso de la lista de espera. Tal vez en conjunto si sea espacio suficiente, pero se requeriría de un proceso de desfragmentación de memoria o compactación para lograrlo. Esta fragmentación se denomina fragmentación externa.

    Existe otro tipo de fragmentación conocida como fragmentación interna, la cual es generada cuando se reserva más memoria de la que el proceso va realmente a usar. Sin embargo a diferencia de la externa, estos huecos no se pueden compactar para ser utilizados. Se debe de esperar a la finalización del proceso para que se libere el bloque completo de la memoria.


    Fragmentación interna

    La fragmentación interna es la pérdida de espacio en disco debido al hecho de que el tamaño de un determinado archivo sea inferior al tamaño del cluster, ya que teóricamente el archivo estaría obligado a ser referenciado como un cluster completo. Los cluster(s) son contiguos de forma que desde el último bit del archivo situado en el cluster "a" hasta el primer bit del archivo situado en el cluster contiguo (es decir "b") queda un espacio sobrante siempre teniendo la condición de que el archivo del cluster "a" fuera más pequeño que el cluster en sí.

    Por eso se sugiere no disponer de un gran tamaño de partición en los discos nuevos donde la capacidad es muy importante. Por ejemplo si nuestro clúster es de 18KB (18.432 bytes) por más que un archivo ocupe menos, en nuestro disco ocupara 18KB. Esto sugiere una pérdida de ese espacio que dice utilizar pero no utiliza.

    Por eso, en nuestro ejemplo, un archivo de 3KB ocupara en nuestro disco lo mismo que uno de 10KB, o sea 18 KB. Esa pérdida de espacio se denomina fragmentación interna, y no se corrige con el desfragmentador, sino disminuyendo el tamaño de la partición.

    Fragmentación externa

    Este tipo de fragmentación aparece como consecuencia de las distintas políticas de ajuste de bloques que tiene un sistema de ficheros, o al utilizar asignaciones dinámicas de bloques en el caso de la memoria. En el sistema de ficheros, la sucesiva creación y eliminación de ficheros de distintos tamaños puede conducir al aislamiento de los bloques libres de un disco y, dependiendo de la política de ajuste, su no elección para futuros ficheros.

    En la memoria del sistema la fragmentación se produce cuando los procesos asignados han ocupado posiciones no contiguas de memoria dejando demasiados bloques libres de pequeño tamaño, en los que no "caben" nuevos procesos.

    En sistemas de ficheros la desfragmentación trata de resolver este problema, alineando los bloques de datos contiguos y juntando los bloques libres, produciendo así fragmentos mayores que sí serán elegidos para futuros ficheros. En la memoria principal se soluciona compactando los procesos para que estos ocupen posiciones contiguas y dejar los bloques libres juntos, o también se soluciona con la paginación de memoria.


    Desfragmentación

    Este proceso consta de ordenar los trozos de información distribuida a través de todo el disco, para mejorar la velocidad de acceso y distribuir de mejor forma el espacio libre del dispositivo. Como este proceso consta en la reorganización de partes de archivos, requiere de suficiente memoria para realizar los movimientos de los trozos de información. Al mover en forma física la información, la estructura lógica no sufre alteraciones.


    Aspectos de la desfragmentación

    En Windows la presencia de archivos inamovibles del sistema, o que el desfragmentador no moverá para simplificar su tarea (sobre todo con el archivo de intercambio, o swap file), puede impedir un buen porcentaje de desfragmentación en el disco.

    Ciertos sistemas de archivos son más susceptibles a cambios por desfragmentación que otros. Por ejemplo, una partición del tipo FAT se fragmenta más rápido que una de partición del tipo NTFS (Windows) , EXT 4 (Linux) o HFS + (MacOSX).


    Contramedidas comunes

    Particionado
    Una estrategia común para optimizar la desfragmentación y reducir el impacto de la fragmentación es particionar el/los disco(s) duro(s) para separar las particiones del sistema de archivos que experimentan muchas más lecturas y escrituras, de las zonas más volátiles, donde se crean y borran frecuentemente los archivos. En Windows de Microsoft, el contenido de directorios tales como "Archivos de programas" o "Windows" se modifica con mucha menor frecuencia que la de sus lecturas. Los directorios que contienen los perfiles de los usuarios se modifican constantemente (especialmente el directorio Temp y el cache del Explorador de Internet, que crea miles de archivos que se borran en unos cuantos días). Si los archivos de los perfiles de los usuarios se mantienen en una partición dedicada (como se hace comúnmente en los sistemas UNIX), el desfragmentador funciona mejor, pues no tiene que tratar con todos los archivos estáticos de los otros directorios. En las particiones con relativamente poca actividad, el rendimiento de la desfragmentación mejora grandemente después de la primera de ellas, pues en el futuro el defragmentador sólo tendrá que desfragmentar un pequeño número de nuevos archivos.

    Problemas

    Archivos inamovibles

    La presencia de archivos de sistema inamovibles, especialmente un archivo de intercambio, puede dificultar la desfragmentación. Estos archivos se pueden mover con seguridad cuando el sistema operativo no está funcionando. Por ejemplo, ntfsresize mueve estos archivos para cambiar el tamaño de una partición NTFS.


    Crecimiento de la fragmentación

    En sistemas sin resistencia a la fragmentación, ésta crece por sí misma si no se hace nada, así que es necesaria la desfragmentación periódica para mantener el rendimiento del disco al máximo y evitar la sobrecarga de defragmentaciones menos frecuentes.


    Problemas de rendimiento y del usuario

    En una amplia gama de sistemas operativos multiusuario, un usuario ordinario no puede desfragmentar los discos del sistema pues se requiere el acceso del superusuario (o "Administrador") para mover los archivos del sistema. Además, los sistemas de archivos tales como el NTFS (y la mayoría de los sistemas de archivos Unix/Linux) están diseñados para reducir la probabilidad de la fragmentación. Las mejoras en los discos duros modernos, tales como cache en RAM, mayor velocidad de rotación del disco y mayor densidad de datos, reducen en algún grado el impacto negativo de la fragmentación en el rendimiento del sistema, aunque los aumentos en las cantidades de datos usados comúnmente compensan estos efectos.

    No obstante, los sistemas modernos se benefician en gran medida de las enormes capacidades de disco disponibles actualmente, pues los discos parcialmente ocupados se fragmentan mucho menos que los discos llenos. En cualquier caso, estas limitaciones de la desfragmentación han llevado a decisiones de diseño en los sistemas operativos modernos, tales como el Mac OS X basado en Unix, el cual se introdujo en 1999 y eliminó la necesidad, en la utilización normal, de que el usuario tenga que defragmentar una unidad. Ocho años después, en 2007, Windows Vista también introdujo la capacidad de desfragmentar automáticamente en un proceso en segundo plano --aunque no intenta defragmentar completamente un volumen, pues hacerlo sólo produciría aumentos de rendimiento despreciables.


    Aproximación y desfragmentadores según el tipo de sistema

    Los programas de desfragmentación, por lo general, vienen incorporados al sistema operativo (excepto en Windows NT 4). También existen aplicaciones externas, las cuales poseen opciones más avanzadas que las propuestas por los fabricantes del sistema operativo.

    El desfragmentador más conocido es el Defrag, que es usado en MS-DOS y en las plataformas de Windows (en estas últimas con el nombre de "Desfragmentador de disco"). Puede ser encontrado en las versiones de Windows en Inicio -> Programas -> Accesorios -> Herramientas de Sistema.


    Desfragmentadores según tipo de partición del sistema

    • FAT: Los sistemas DOS 6.x y Windows 9x vienen con una utilidad de desfragmentación llamada Defrag. La de DOS es una versión limitada de SpeedDisk de Norton, y la de Windows es una versión con licencia de Diskeeper.

    • NTFS: Windows 2000 y posteriores incluyen una herramienta de desfragmentación basada en Diskeeper. NT 4 y anteriores no incorporan utilidades de desfragmentación. Desafortunadamente, el desfragmentador integrado no consolida el espacio libre. Por lo tanto una unidad fuertemente fragmentada con muchos archivos pequeños puede no tener grandes espacios libres consecutivos después de la desfragmentación. Así, cualquier nuevo archivo grande instantáneamente será dividido en fragmentos pequeños, con un impacto inmediato en el rendimiento. Esto puede ocurrir incluso si el espacio usado en el disco es inferior al 60%.

    • ext2 (Linux) usa un desfragmentador externo llamado e2defrag, el cual no funciona con su sucesor ext3, a menos que este sistema de archivos se convierta temporalmente en ext2. En su lugar se puede usar un desfragmentador independiente del sistema de archivos, tal como Shake.

    • vxfs tiene una utilidad, fsadm, pensada para realizar también operaciones de desfragmentación.

    • JFS tiene una utilidad, defragfs, en los sistemas operativos de IBM.

    • HFS Plus (MAC OS X) introdujo en 1998 un número de optimizaciones a los algoritmos de asignación, en un intento de desfragmentar los archivos mientras se accedía a ellos, sin un desfragmentador separado. Si el sistema de archivos se vuelve fragmentado, la única manera de desfragmentarlo es adquirir iDefrag de Coriolis System.

    • WAFL en el sistema operativo ONTAP 7.2 de NetApp tiene un comando llamado reallocate, diseñado para desfragmentar archivos grandes.

    • XFS proporciona una utilidad de desfragmentación en línea, llamada xfs_fsr.

    • SFS procesa la característica de desfragmentación de manera casi completamente desnacionalizada (aparte de la ubicación donde está funcionando), así que la desfragmentación se puede detener e iniciar instantáneamente.


    Archivo temporal

Un archivo temporal es un archivo que puede ser creado por un programa cuando no puede asignar memoria suficiente para sus tareas o bien el sistema operativo en algunos casos son copias de seguridad realizadas antes de la modificación de determinado archivo por motivos de seguridad, así en caso de perderse información u otra catástrofe se puede restaurar el archivo en su estado original. Algunos programas crean archivos y no los eliminan. Esto puede ocurrir porque el programa se bloquea o porque el desarrollador del programa simplemente olvidó agregar el código necesario para eliminar los archivos temporales después de que el programa los ha creado. Los archivos temporales dejados a un lado acumulan con el tiempo mucho espacio en el disco aunque se puede recurrir a una serie de utilidades de sistema, llamadas limpiadores de archivos temporales o limpiadores de disco, que sirven para resolver este problema.

             En los sistemas de Microsoft los archivos temporales usualmente tienen la extensión .TMP. Sin embargo, en los sistemas de la familia Unix, como GNU/Linux u OS X, suelen ser archivos ocultos con su nombre y extensión original pero con el carácter ~ en su extensión. En todos los sistemas operativos conocidos existe un directorio en donde generalmente se alojan los archivos temporales

Cómo borrar archivos temporales de Windows

Windows puede ser muy lindo cuando todo está funcionando como se debe, pero detrás de esa bella máscara puede estar formándose un verdadero basural.

[Instalar programas, correrlos, desinstalarlos. Crear, borrar, modificar archivos. Navegar, escuchar música, ver videos, usar Word y Excel, o todo eso al mismo tiempo...]

Para muchos, mientras esto pueda hacerse, no hay ningún problema. Pero el tiempo pasa, y a Windows es como si empezara a faltarle el aire. Algunos no entienden por qué, otros se niegan a aceptarlo, y otros incluso corren a comprar nuevo hardware porque creen que el PC se les está quedando chico. La verdad es que, por más que uno no lo haya tenido en cuenta, a Windows hay que ayudarlo. Y toda nuestra actividad sobre la PC, por más pequeña que sea, va dejando leves rastros que con la acumulación de meses o incluso años, se vuelven algo terrible. Uno de esos rastros son los archivos temporales.

Imaginate a los archivos temporales como un monstruo que se hace más grande cada vez que le das de comer. No come mucho con cada bocado, pero cada vez va ganando más peso, y más, y más, hasta que te encontrás que varios megabytes (o gigabytes, en los peores casos), desaparecieron por arte de magia. En ese punto, es probable que el monstruo ya sea demasiado grande. La mejor parte es que tiene solución, y vos podés llevarla a cabo. En unos pocos minutos, podrás purgar a Windows de esa acumulación de archivos molestos e inservibles, y mantener un poco el orden en tu PC.


Apenas unas horas de uso, y ya quedan archivos depositados

Antes de comenzar a borrar archivos, debes realizar un paso que dependerá mucho de la eficiencia que desees tener al borrarlos. Muchos de estos archivos toman como atributos el ser ocultos, o incluso de sistema. Por predeterminado, Windows oculta de la vista esta clase de archivos. Por lo tanto, deberás activar las opciones para que puedas verlos. Tal vez te lleves una sorpresa, ya que sin esas opciones los contenidos de las carpetas pueden parecer simples y ordenados, pero cuando las activas, comienzan a aparecer archivos por todas partes.

Sólo tenés que abrir un Explorador de Windows, ir al menú Herramientas, y allí hacer clic en Opciones de Carpeta. Una vez allí, hacé clic en Ver. Deberás activar una opción por un lado y desactivar otra luego. La opción a activar Mostrar archivos y carpetas ocultos, mientras que la que debes desactivar es Ocultar archivos protegidos del sistema operativo (Recomendado). De momento dejaremos de lado la recomendación de Windows, pero una vez que termines, puedes volver a activarla si así lo deseás.


El equivalente en inglés de Opciones de Carpeta. Resaltada, la opción para ocultar archivos protegidos.

Los archivos temporales tienen muchas formas, pero principalmente se almacenan en dos carpetas.

C:WINDOWSTEMP: En viejas épocas, cuando Windows 98 gobernaba el mundo, esta carpeta tenía el objetivo de conservar temporalmente todos los archivos que necesitaran ser generados para permitir el funcionamiento de determinados programas. Si bien la teoría suena bastante lógica, el problema es que muchos de esos programas no se toman la molestia de eliminar aquellos archivos que generan en un principio. De igual manera sucedió con  Windows ME, pero aún en estos días de XP y Seven, esta carpeta sigue existiendo. Recordá que hay muchos programas ahí afuera que requieren cierta compatibilidad para poder funcionar, y la ausencia de esta carpeta podría provocar problemas. Por lo tanto, tu primera parada a la hora de pasar la escoba debe ser esta carpeta. Seleccioná todo lo que haya en su interior, y elimínalo sin piedad.


 

Ahora, una nota adicional: Es probable que algunos archivos no puedan ser borrados. No te preocupes. Eso significa que los archivos todavía están en uso, tal vez porque tengas algunos programas corriendo de fondo. Prueba a reiniciar el PC, e intenta de nuevo. Con un poco de suerte, los archivos ya no estarán ahí, o al menos podrás tratar de borrarlos una vez más. Si aún así no puedes removerlos, déjalos estar. Algunos antivirus mantienen ciertos archivos en esta carpeta, y se inician junto con el Windows, de ahí la imposibilidad de borrarlos.
Esta carpeta, mucho más escondida que la anterior, ha tomando el mismo rol para las versiones de 32 bits de Windows, más específicamente, Windows XP y Windows Vista. Nota la parte en donde dice <Nombre de Usuario>. Eso debe ser reemplazado por el nombre del perfil de usuario que uses. Una instalación de Windows puede contar con varios perfiles, por lo que si son varias personas las que usan el PC, deberás purgar la carpeta para cada perfil. Al igual que sucede con C:WINDOWSTEMP, tal vez te encuentres con archivos que no pueden ser borrados. Es más, al ser esta la carpeta temporal de sistemas operativos de envergadura como son XP y 7, es posible que los archivos que no se puedan remover sean unos cuantos, incluso docenas. Todo depende de la cantidad de software que tengas corriendo en ese momento. No llegaremos al extremo de pedirte que cierres todos ellos, pero cuantos menos estén corriendo, menores serán los errores de acceso denegado.

Usuarios de Windows Vista, ¡atención!: Existe la chance de que, cuando quieras acceder a cualquiera de estas dos carpetas, Windows Vista te enseñe un error de acceso denegado. Windows Vista ha reforzado su seguridad en maneras que muchos usuarios consideran exageradas, al punto de negar acceso a determinadas secciones del sistema operativo aún teniendo privilegios de administrador. Para corregir esto, deberás agregarte privilegios extra. Elige la carpeta a la que quieres entrar, y accede a sus propiedades. Haz clic en la pestaña Seguridad, y luego en Agregar para añadirte en la lista de grupos con privilegios. En el cuadro que está en blanco, escribe el nombre del perfil que estás usando. Por ejemplo, si tu perfil de usuario se llama Juan, escribe Juan en ese cuadro, y haz clic en Aceptar. En la lista de grupos y usuarios, ahora aparecerá Juan. Hacé clic allí, y tildá la casilla que dice Control Total bajo la columna Permitir. Hacé clic en Aceptar, y eso debería permitirte ver el contenido de la carpeta. Repite este proceso las veces que sea necesario hasta que puedas acceder al contenido de la carpeta Temp.


El control de permisos puede volverse muy molesto, en especial si solo vos usás el PC.

Purgar el caché de los navegadores: Un truco bastante sucio que usan algunas personas para dar la sensación de tener una velocidad de navegación más rápida, es configurar el caché del navegador a niveles estratosféricos, para que en vez de volver a tomar la página de la red, la pueda leer desde el disco. El problema más grave que tiene esta técnica es que pueden llegar a almacenarse páginas a las que sólo se visita una vez en varios meses, y por más que los navegadores tengan un sistema automático de detección para comprobar la caducidad de la página almacenada, no siempre hacen un buen trabajo. Por lo tanto, el caché del navegador puede estar repleto de basura, literalmente. Un número bastante aceptado para configurar el caché del navegador es 50 megabytes.


Los dos gigantes de la navegación web también necesitan una mano

Si usas Internet Explorer debes ir al Panel de Control, y hacer doble clic en Opciones de Internet. En la sección Archivos Temporales de Internet, haz clic en Configuración. En la cantidad de espacio a usar, especifica 50 megabytes, y puedes probar a usar la opción Cada vez que se visita la página si posees una conexión a Internet rápida. Si aún utilizas acceso telefónico, lo mejor será usar la opción automáticamente. Acepta los cambios, y haz clic en Eliminar Archivos. Tilda la opción para purgar todo el contenido guardado, y acepta. Ten paciencia, esto puede demorar un rato, de acuerdo al tamaño del caché que tenía el navegador. También puedes hacer clic en Eliminar Cookies, para borrar aquellas que son demasiado viejas. Aunque debes recordar que, si visitas alguna página que tenga la opción de guardar tu nombre de usuario y contraseña (páginas para chequear correo web, por ejemplo), perderás esos datos, y deberás escribirlos de nuevo.
Si en cambio, usas Firefox para navegar, debes ir a Tools y luego a Options. Luego hacé clic en la sección Advanced (la del ícono con el engranaje), y un nuevo clic en la pestaña Network. Allí escribe el tamaño de caché que deseas usar (si está en 50 megabytes, puedes dejarlo así), y hacé clic en Clear Now para purgar el caché de manera inmediata.
Esto no se limita solo a estos dos navegadores. Si utilizas alternativas como Chrome, Opera o Safari, también encontrarás opciones similares para ajustar.


El caché del Internet Explorer puede tener valores ridículos por defecto


Aquí puedes ajustar el tamaño de caché de Firefox, o purgarlo de inmediato

Archivos .log, .bak, .diz, .ion: Estas son apenas cuatro de las extensiones de archivos que se conocen por ocupar espacio, sólo por el placer de hacerlo. Esto tal vez no sea tan cierto para los archivos .log, ya que un administrador de sistema o un programador puede obtener información muy importante de esos archivos, en caso de un error o un cuelgue. Sin embargo, la mayoría de los archivos con extensión .log pueden borrarse con seguridad. Muchos de ellos los podrás encontrar dentro de la carpeta Windows. Allí se almacenan logs de cada parche descargado por Windows Update, entre otros programas. Entonces, puedes entrar a la carpeta Windows, y borrar todos los archivos con extensión .log que encuentres allí. Algunos de ellos estarán en uso, por lo que recibirás un error al intentar borrarlos. No te preocupes por ellos, dedícate a borrar aquellos que sí te lo permiten. En cuanto a las otras extensiones, muchos programas shareware y freeware vienen con algunos archivos que llevan dichas extensiones. En general no ocupan mucho, pero puedes borrarlos sin problemas. Usualmente los encontrarás en las carpetas de instalación de los programas. Un buen ejemplo sería el famoso compresor de archivos WinRAR. Si lo tienes instalado, ve a la carpeta de instalación (C:Archivos de ProgramaWinRAR), y busca algunos archivos allí. Podrás borrar un par para probar.

Tal vez te encuentres con programas que permitan hacer todo esto de manera automática, pero hay una verdad sobre todo eso: No hay nada mejor que hacerlo tú mismo/a. Algunos programas deciden hacer excepciones, y ciertos archivos pueden permanecer en tu disco rígido. Lo más eficiente es que te guíes por tu criterio. Si sigues esta guía, estarás ayudando a tu instalación de Windows a ser un poco más ligera. Como punto final, apenas dos advertencias: La primera es ante la duda, no borres. no te indico borrar nada que pueda dañar tu PC, pero si por pura curiosidad decides probar borrar otros archivos, mejor piénsalo dos veces. La segunda es que, en cuanto a archivos temporales, es una batalla perdida. Los archivos temporales volverán con el tiempo, así que todo dependerá de tu voluntad, y tu tiempo, para darle mantenimiento a tu sistema.



Palabras claves , , ,
Sin comentarios  ·  Recomendar

img

Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (0) ·  Enviar comentario
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>,
<li>· Lista</li>
Calendario
Ver mes anterior Octubre 2017 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031
Buscador
Blog   Web
Tópicos
» DESAFÍOS MATEMÁTICOS (33)
» NOTIFICACIONES (12)
» Programa Materia (2)
» SEGURIDAD INFORMÁTICA (148)
» TECNOLOGÍA Y CHIMENTOS (108)
» TEORÍA (88)
» TEXTIL (2)
» TRABAJOS PRÁCTICOS (11)
» VIDEOS TUTORAILES (8)
Nube de tags  [?]
Secciones
» Inicio
Enlaces
Más leídos
» Funciones Estadisticas en Excel
» MAPA CONCEPTUAL BUSCADORES EN INTERNET
» Pasar datos de una hoja Excel a otra
» PLACA MADRE-MOTHERBOARD
» POWERPOINT PONER FLECHAS
» SImuladores-Su uso en Educación
» Sistema Operativo Linux
» Sistema Operativo Windows | Propiedades
» Tabla Pitagórica en Excel
» TP WORD 6 | EDITOR DE ECUACIONES
Se comenta...
» Sistema Operativo Windows | Propiedades
2 Comentarios: dater, adriana
» Alterados por PI Alterados por Pi | Capítulo 1 - Números primos
1 Comentario: ALEJANDRA
FULLServices Network | Blog gratis | Privacidad