Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
computacion1/NUEVAS TECNOLOGÍAS// Blog de los Prof. Rita Fasolino y Mario Freschinaldi.
>>>Nexo para comunicarnos y aprender más, fuera del horario de clase.*** Mail Rita Fasolino:rita.docente.tic@gmail.com Mail Mario Freschinaldi:enviotp@gmail.com /EN AS: JVG Nuevas Tecnologías (nombr
16 de Octubre, 2016

¿Cómo afecta Google a nuestra memoria?

Autor: mariof2005, 22:48, guardado en TECNOLOGÍA Y CHIMENTOS

Psico

Desde que empezamos a usar al buscador como un disco externo enchufado al cerebro, la necesidad por memorizar disminuyó considerablemente. 

Son las 7.05 y apenas puedo abrir los ojos. Me invade el malhumor pero salgo corriendo para el trabajo. Camino rápido y pienso, me hablo y sobre todo recuerdo. Recuerdo mi cara, mi agenda, mis amigos, mis deberes, mis deudas, la ropa sucia. Recuerdo el camino para llegar a la estación de subte. Recuerdo las baldosas flojas. Recuerdo todo, hasta las caras de los porteros y las razas de los perros amontonados como un racimo de ganas reprimidas por su paseador.

Recuerdo quién soy pero lo afirmo en cada segundo que me recuerdo. Pero, ¿cuál era la capital de Rumania? Allí me freno y muevo los ojos en una búsqueda inconsistente y, ahí nomás, me frustro. Antes de angustiarme, saco mi teléfono súper inteligente y obtengo toda la sabiduría en escasos segundos. ¿Qué buena y útil es la tecnología, no?

Para poder resolver esta pequeña pregunta tenemos que saber que todos esos recuerdos están en el cerebro y que suena bastante lógico creer que está bueno conservar la memoria.

Entonces, ¿cómo afecta Google a nuestra memoria? La respuesta se llama "memoria transactiva”.

La memoria transactiva postula que cuando dos personas entablan una relación duradera y se conocen mucho (onda pareja, familiares, amigos, etc.) forman un sistema de memoria en común, una memoria compartida denominada precisamente memoria transactiva. Esta hipótesis hace referencia a la capacidad de dividir la ardua tarea de recordar información compartiendo recursos. Es decir que, tácitamente y a fin de ahorrar espacio en la memoria, "uno se encarga de las fechas de cumpleaños y el otro de la lista del supermercado". De esta manera tan simple ahorramos recursos energéticos impidiendo la duplicación de la información. Una estrategia excelente a fin de limitar el uso de nuestras redes neuronales.

Y es todo lindo el amor, hasta que Google...

Aunque sintamos inofensiva esa hermosa sensación de cantar de memoria la formación de Polonia del Mundial ‘74 mientras pispeamos de reojo el celular, la tecnología nos afecta. Y por sobre todo a nuestra memoria. Desde que todos nosotros colocamos a Google como aliado en nuestras vidas, cual disco externo enchufado al cerebro, la necesidad por memorizar disminuyó considerablemente. ¿Para qué recordar fechas de cumpleaños si tenemos una agenda digital que nos avisa? ¿Para qué intentar retener nuestras tareas diarias si tenemos aplicaciones que nos organizan? ¿Para qué recordar un camino si tenemos GPS?

Saber que nuestro cerebro tiene una novia digital que puede almacenar miles de millones de datos y que la disponibilidad sólo requiere escasos segundos nos quita la enorme responsabilidad de guardar recuerdos, por lo tanto evitamos esforzarnos innecesariamente. Este extraño comportamiento marital de información compartida tiene efectos tan severos que hasta podría explicar la insoportable sensación de vacío que genera un divorcio.

En resumen, no adquirimos, no aprendemos y no consolidamos, básicamente por una razón tan simple como la vagancia. Para evitar una autocrítica tan mundana podríamos argumentar que dicha adaptación tecnológica nos puede permitir ganar más espacio y recursos para otras tareas. Error: lo único que ha mejorado es nuestra habilidad para encontrar más información, otra razón para justificar nuestro matrimonio por conveniencia energética con Google. Seguramente la forma más tecno de perpetuar un círculo vicioso neurodegenerativo. Una potencial ventaja adaptativa que podríamos usar para ser mejores, pero la usamos solamente para hacer menos pero en una de esas, no, y la culpa no es de Google, sino del que le da de olvidar.


Nicholas Carr: “La tecnología puede desafiarnos y mejorarnos o volvernos criaturas pasivas”

Por Zuberoa Marcos | JC Rodríguez Mata

Un grupo de amigos en un bar. Hablando de cine apasionadamente. Uno de ellos, con esa vehemencia que aporta estar acodado en una barra caña de cerveza en mano, afirma, es un decir, que la primera película de Robert De Niro fue El Padrino II. Y crecido por el efecto de sus palabras, argumenta que en su opinión se trata del debut más brillante de la historia del cine. O un lunes cualquiera, frente a la máquina de café de una oficina cualquiera. En corrillo varios compañeros comentan la jornada futbolística del día anterior. Y hablan de un hat trick asombroso de Messi. Entonces el tipo de siempre, ese que parece saberlo todo, asegura que se trata de la primera vez en el campeonato que alguien mete tres goles de falta directa. Todos hemos vivido escenas más o menos similares. Situaciones cotidianas que hace años se habrían resuelto con ejercicios de memoria colectiva, alguna que otra discusión, y muchos argumentos para defender cada postura. Hoy, en cambio, en cuanto alguien saca un dato a relucir, todo el mundo echa mano del bolsillo y corre a consultarlo a Internet. Se acabó la polémica… y la diversión.

Esta costumbre de sacar la memoria del cerebro para dejarla en el bolsillo, fue una de las causas -no la única- que llevó a Nicholas Carr a publicar en el verano de 2008 en la revista The Atlantic su ya famoso y controvertido artículo titulado ¿Está Google haciéndonos estúpidos?. El texto, no podía ser de otra forma en un mundo conectado, circuló a gran velocidad. Puede incluso que muchos tuvieron acceso al mismo a través del efectivo agregador de noticias que servía de reclamo en el llamativo titular. Y Carr consiguió lo que se proponía: llamar la atención sobre cómo las nuevas tecnologías están afectando a la forma en que trabaja nuestro cerebro. Para Carr, la tendencia generalizada a volvernos más mecánicos permitiendo que sean los ordenadores -el software en general- quienes resuelvan los problemas complejos y dicten lo que debemos hacer o pensar, nos afecta negativamente. Su teoría, que expuso en un libro titulado Superficiales. ¿Qué está haciendo Internet con nuestras mentes? (con el que fue finalista del premio Pulitzer), es un desafío a las utopías tecnológicas que dibujan un futuro idealizado gracias a las máquinas.

Aunque Carr ha sido tachado de agorero y criticado por quienes prefieren no cuestionarse cuál es el uso adecuado de la tecnología, sus sólidos argumentos deben ser tenidos en cuenta. Sobre todo porque no se trata de un furibundo talibán que quiera arrasar con los avances logrados. De hecho, el propio Carr, en otros libros ha cantando las ventajas de las modernas redes de comunicaciones comparando su importancia con la electricidad. Se trata, más bien, de una voz de alerta que intenta situarnos ante una disyuntiva interesante: “Yo creo que tenemos una importante elección cara al futuro. ¿Exigimos a las tecnologías que utilizamos  que nos desafíen y que nos mejoren, que expandan y amplíen lo que hacemos. O nos volvemos criaturas cada vez más pasivas que se limitan a dejar que los ordenadores lo hagan todo, que nos entretengan, que nos distraigan?”. Por cierto, cuando Robert De Niro interpretó al joven Vito Corleone ya había aparecido en una docena de películas.

 


Palabras claves , , , , ,
Sin comentarios  ·  Recomendar

img

Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (0) ·  Enviar comentario
Esta entrada no admite comentarios.
Calendario
Ver mes anterior Agosto 2017 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031
Buscador
Blog   Web
Tópicos
» DESAFÍOS MATEMÁTICOS (33)
» NOTIFICACIONES (10)
» Programa Materia (2)
» SEGURIDAD INFORMÁTICA (147)
» TECNOLOGÍA Y CHIMENTOS (108)
» TEORÍA (88)
» TEXTIL (2)
» TRABAJOS PRÁCTICOS (10)
» VIDEOS TUTORAILES (8)
Nube de tags  [?]
Secciones
» Inicio
Enlaces
Más leídos
» Funciones Estadisticas en Excel
» MAPA CONCEPTUAL BUSCADORES EN INTERNET
» Pasar datos de una hoja Excel a otra
» PLACA MADRE-MOTHERBOARD
» POWERPOINT PONER FLECHAS
» SImuladores-Su uso en Educación
» Sistema Operativo Linux
» Sistema Operativo Windows | Propiedades
» Tabla Pitagórica en Excel
» TP WORD 6 | EDITOR DE ECUACIONES
Se comenta...
» Sistema Operativo Windows | Propiedades
2 Comentarios: dater, adriana
» Alterados por PI Alterados por Pi | Capítulo 1 - Números primos
1 Comentario: ALEJANDRA
FULLServices Network | Blog gratis | Privacidad